viernes, 26 de octubre de 2007

Razón - a - miento



Gnosis y engaño

Si no me esperas donde las ilusiones se forjan con súplicas delirantes, señor que me niegas tu presencia,

¿dónde purificaré mi vanidad y esta letal utopía?

¿dónde tanto frenesí hallará deleite para su certeza sojuzgada?

Si no estás allí o más allá escondido, acurrucado en la innegable realidad en la que yaceremos,

¿quién agitará el destino si desertas?

¿quién dejará su huella en el dolor y el regocijo?

¿quién me dará valor y confianza?

Si no eres tú la mágica luz que me mantiene protegida y me proyecta con energía,

¿a qué me acogeré para salvarme en tu ausencia?

¿a qué para guardar nuestro reino sin ti?

¿a qué me asiré para vivir sin tu amor, sin nosotros?

---
©MAR - Octubre2007

6 comentarios:

Narci dijo...

Bello poema, Anáis.
Hermoso es poder creer sin dudar.
Tranquilizante la seguridad de que no estamos solos en el universo.
Pero tan difícil mantener la fe...
A veces la desesperanza lo llena todo y es mejor no asomarse a la ventana y esperar que sea la ventana misma quien se abra para mostrarnos el último destino en todo su explendor.

Besitos y ánimo bella canaria.
Narci

Mar dijo...

Querida Ana... me los pillas al vuelo y me alegra porque eso quiere decir que tu ánimo está bien.
Gracias por los elogios y por seleccionarlo para tenero en tu blog.

Besos de otoño luminoso.
Mar

Mar dijo...

Lena, que rapidez y que agilidad mental la tuya.
No es un poema de amor y lo has visto... que agudeza, por Dios.
Son dudas, claro, preguntas que todos nos hacemos porque la fe, a veces, se tambalea y nos sentimos pequeñitos e indefensos ante tanta inmensidad.

Un beso grande desde esta ventana.
Mar

Anaís dijo...

Narci, mi niña, es que Mar escribe de perlas y de las mejores cultivadas así que no es nada difícil elegir cualquier poema suyo al ázar.
Besos prestados

Anaís dijo...

Mi querida Mar, no es ni más ni menos que lo que tú te mereces.
Mi físico anda bastante regular, pero afortunadamente mis ánimos están estables y serenos.
Gracias por no dejar de escribir.
Besos azules

Narci dijo...

Evidentemente que no es un poema de amor, Mar, eso salta a la vista. El mérito no es de mi agudeza, que creo que brilla por su ausencia sino de tu maravillosa manera de expresar lo que sientes, que no deja lugar a dudas.

Narci