sábado, 5 de enero de 2008

Mis sobrinos




HUGO

Entraste como la noche,
Con sabor a chocolate
Y a tierras lejanas.

Trepaste al magnolio,
A su olor
Y a su misterio
Desde tu raíz
A nuestras almas.

Corres y vuelas.
Juegas y juegas.
Llenas tu equipaje de futuro
Y la lumbre de tus ojos
Se descubre ávida
Por interrogar
A la urdimbre de la vida.

20-8-95


ANA

El hilo azul de la vida
Se cruzó por tus ojos, niña.
Llegaste con la luz
Hasta el amor,
Hasta el calor
De la espera,
De la larga espera
Que hilvanaste día a día
Hasta imprimir tu nombre
En nuestras ternuras
Con la luna de tu piel,
El mar de tus ojos
Y el sol de tu pelo.
¡Niña!

5-6-97

© AIHG

8 comentarios:

Narci dijo...

Dos preciosidades, y no lo digo sólo por los nenes, que también son deliciosos.
Besos.

Narci

Pablo dijo...

Muy bonito mamá!! Me encantó y me hizo recordar muchos momentos junto a ellos por su casa. Mil besos!!!

EMMuñoz dijo...

¡ Que delicia de niños, Ana !
Cuando esten contigo, seguro que te sientes muy feliz.
Gracias por mostrarnoslos.
Emilio.

Anaís dijo...

Sí que lo son, disfruto muchísimo con ellos cuando estoy en mi isla y están hechos un amor, aunque ya son jovencitos siguen teniendo el mismo encanto de siempre.
Besos de tía

Anaís dijo...

Me alegro, mi niño rubio, que te gustara.
Es verdad que trae un montón de lindos recuerdos ver sus caritas de entonces.
Besos de mami

Anaís dijo...

Son deliciosos Emilio, realmente geniales. Hugo ya tiene 17 años y Ana 15 y continúan haciéndome disfrutar muchísimo.
Me encanta enseñarlos.
Besos de baba caída

Dani dijo...

Jo me ha emocionado este también. Qué bonito lo que dices.

Mil besos

Anaís dijo...

Es que no sé si te acuerdas de cuando llegó Hugo de Perú y de cómo era en la finca luego, pero eso es lo que traté de plasmar.
El de Ana está escrito el mismo día en que, por fin, el juez autorizó la inscripción en el libro de familia.
Ya sabes cuánto los quiero.
Besos de tía