sábado, 18 de febrero de 2012

LA CASA ABANDONADA


Yo vengo a abrir las ventanas de la casa abandonada
y tu nombre cede a los deslices como un torbellino alienado.
Mi voz, que se estrella contra una lápida,
imita el abordaje de los albatros contra el faro

Ceremoniosa y desconfiada salgo de mi clausura,
asciendo por  las escaleras corroídas por el rigor de los inviernos
y descubro agradecida el espectáculo de un diáfano horizonte.

Los álamos y los sauces crecen lejos
arriesgándose  en el reino de los almarjales
entre las nieblas lánguidas que surgen al caer la noche.

Son  las marismas del agua recién llovida
las que aquietan los murmullos alucinados
que se extienden por las estancias
y predicen las serenas cadencias del alba,
las que nos traen las horas cuando, entre suspiros,
los dos nos habitamos con nuestro silencio enamorado.

---
© MAR 

3 comentarios:

Mar dijo...

Es un placer que me alojes en tu Maresía, Ana.
Pero hay un error mío que ya rectifiqué en e.h.l. después de que tú me trajeras.
En el tercer verso debes cambiar "desconfianza" por "desconfiada"
Gracias y un besazo.

Mar dijo...

Vaya, si que estoy buena hoy.
El error está en el primer verso de la tercera estrofa.
Abrazos soleados.

Anaís dijo...

El honor es mío ante poemas tan preciosos como el tuyo.
Gracias por la anotación, ya está corregido.
Besos con calorcito