domingo, 21 de julio de 2013

HAY PIEDRAS


HAY PIEDRAS,
piedras lanzadas
por no sé quién,
de no sé dónde.

Piedras que rompen,
que dañan,
que hacen mil añicos
el cristal de la armonía.

Piedras arrojadas
 a un presente
con visos de futuro.

Piedras rojas,
negras,
rojas…

Blancas al fin
porque el deseo último
mantiene viva la esperanza.

© Ana I. Hernández Guimerá

Safe Creative #1310218804505


7 comentarios:

Oteaba Auer dijo...

Imposible librarnos de ellas, se estrellan contra nuestra naturaleza; pocas veces podemos impedirlo.

Me encanta como vistes el deseo de blanco y no con el tópico color de la esperanza.

Intenso, profundo y bello, querida Ana.

BesOtes!! ;)

José María Souza Costa dijo...

Invitación - E
Soy brasileño.
Pasei acá leendo , y visitando su blog.
También tengo un, sólo que mucho más simple.
Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
para ti, un abrazo desde Brasil.
www.josemariacosta.com

Narci M. Ventanas dijo...

El camino de la vida está lleno de piedras, piedrecillas y pedruscos, unas son lanzadas, otras... simplemente nos hacen tropezar a cada paso, pero cada una enseña una lección, aunque hayamos de tropezar en ella dos o varias veces.

Besos

Anaís dijo...

Me encanta verte por este rincón Ote. Las piedras tienen colores, pero mejor la blanca que ninguna.
Besos mil

Anaís dijo...

Hola Narci linda, este poema es del 99, pero me lo encontré rebuscando por ahí y lo copié.
Me gusta tu reflexión, verdades como puños. Las piedras hay que quitarlas y continuar el camino.
Cariños siempre

Mª José Sánchez Yánez dijo...

Me gusta como ves una luz al final del camino, entre tantas piedras. Muchos besos para ti cielo, cuídate.

Anaís dijo...

Gracias preciosa. Ya ves, recuperando libretas antiguas y alguna cosa sale que me gusta.
Abrazos