sábado, 22 de septiembre de 2007

Cuando la alegría



CUANDO LA ALEGRÍA
es sólo un dibujo,
caricaturas al fuego,
desdobladas en muecas
que arañan el rostro.

Entonces,
tu cama
es ya muy grande,
tiene aristas
en sus bordes.

Y la cambias
por una redondita
pequeña y chiquita,
donde arrullarte
tú sola.

Donde no haya espacios,
vacíos, ni ausencias

Donde sí se escucha,
en puro vaivén,
las olas.

Y, por la abierta ventana,
su rumor
su olor,
perfuman el aire
sonriente.

Y, es entonces,
devueltas las sonrisas,
cuando te adormeces.

Ana I. Hernández Guimerá


4 comentarios:

EMMuñoz dijo...

¡Que belleza!, Ana;
lo he leido..., muy despacio,
y, lo he vivido.
Dan ganas de ir a arroparte...,
para que no sientas frio.

Emilio.

Anaís dijo...

Gracias precioso por pasarte por mi blog y comentar.
Nada, Manoli y tu para acá y me arropan.
Besos sin frío

Narci dijo...

Dulce , tierno, sencillamente maravillos, me dejas sin palabras y con besos entre labios.

Un abrazo.

Narci

Anaís dijo...

¡Pero que linda y generosa es mi Lena-Luna!
Mil gracias por pasarte tan a menudo por aquí.
Besos muchos, todos