sábado, 15 de septiembre de 2007

La agitada cortina


La agitada cortina
volaba sobre la brisa
preñada de aromas
sueños
y memorias.

La maresía llegaba
olor de algas
abandonadas en la arena
caracolas secretas
y cuerpos
traspasados de humedad.

La vida pasa
entre una ventana
y la mar de la brisa.

© Ana I. Hernández Guimerá

2 comentarios:

EMMuñoz dijo...

¡...envidia de maresia canaria, siento...!

Casi como Forges, lo diria...,afirmo.
Muy bonita la cortina.
Besos,Ana.
Emilio.

Anaís dijo...

Mi niño, no tengas envidia y vuelve por aquí a sentirla ;-)
La cortina y la brisa que entraba por la ventana son las que dieron lugar a estas palabras mías.
Gracias por decir.
Besos sin brisa