martes, 18 de septiembre de 2007

El cura y la monja

Cierta vez, un padre y una monja regresaban hacia el convento. Al

caer la noche, vieron una cabaña en medio del camino y decidieron entrar para pernoctar y proseguir el viaje al siguiente día. Al entrar a la cabaña, vieron que había apenas una cama de pareja.

El padre y la monja entraron y después de algunos segundos de silencio, el padre dice:

-Hermana, usted puede dormir en la cama y yo duermo aquí abajo.

Y así hicieron.

Mientras tanto, en medio de la madrugada la hermana despertó al padre:

-¡¡Padre!!! Está despierto?

El padre medio dormido:

-¡¿Ja?! Ahhhh, hermana, diga ¿qué fue?

-Ahhh . Es que estoy con frío ¿Puede ir a buscarme una manta?

-Sí hermana, ¡¡¡con seguridad!!!

El padre se levantó, fue a buscar una cobija al armario y
cubrió a la hermana con mucha ternura.

Una hora después, la hermana despierta al padre nuevamente:

--¡¡¡Padre!!! ¿¿¿Todavía está despierto???

-¿Qué pasó? Hermana ¿Y qué sucede ahora?

-Es que aún estoy con frío. ¿Puede darme otra manta?

-¡¡¡Seguro que sí hermana!!!

Una vez más el padre se levantó, lleno de amor y buena voluntad para atender el pedido de la hermana.

Otra hora pasó y una vez más, la hermana llamó al padre:

-Padre ¿El señor sigue despierto?

-¡¡¡Sí hermana!!! ¡¿Y qué necesitas ahora?!

-Es que no he podido dormir. Sigo con mucho frío.

Finalmente, entendiendo las intenciones de la hermana, el padre entonces le dice:

-Hermana, estamos aquí los dos solos, ¿cierto?

-Cierto, contesta la hermana.

-Lo que ocurre aquí, y lo que deba de ocurrir, sólo nosotros dos lo sabremos y nadie más ¿cierto?

-¡Cierto!

-Entonces tengo una sugerencia.... ¿Qué tal si fingimos ser marido y mujer?
La hermana entonces se lleno de alegría en cama y dice:

-¡SÍ! ¡SÍ! padre...

Entonces el padre cambia el tono de su voz y grita:

-ENTONCES, DEJA DE JODER, ¡¡¡LEVÁNTATE !!! Y A BUSCAR TU SOLA LA MANTA DE MIERDA!!!


(SI pensaste que iría a tener un final erótico, reza 10 avemarías y 20 padrenuestros solamente por tus malos pensamientos... ja, ja, ja,ja...)

2 comentarios:

EMMuñoz dijo...

Pobre hermana..., ¿no?.
Obra de misericordia: enseñar al que no sabe...,dijo el pater.

Obra de misericordia: dar de comer al hambriento..., dijo la hermana.

Emilio.

Anaís dijo...

Ja, ja,jaaaaa
¡Cómo me hiciste reír con tu comentario!
Muy cierta tu afirmación
Besos y risas