lunes, 28 de junio de 2010

MARY



Mary es pelirroja. De ojos verdes y melena al viento.

María Fernanda es tan fuerte como su nombre, en dominio absoluto de su cuerpo.

Tiene dos hijos gemelos: Omar y Ariadna, que se la comen a besos.

Omi es un niño especial, alto como su padre y cálido como su madre.

Ari tiene el salero de Mary, la sonrisa en sus ojos y en su pícara mirada.

Son el gran tesoro de ella.

Mary es mi amiga y como tal la quiero.

Mary es la dulzura de su corazón.

Su ternura y su empuje hacia la vida la deja en perpetua fortaleza admirable y cierta.

© ANA I. HERNÁNDEZ GUIMERÁ

FEBRERO DE 2010

2 comentarios:

mary dijo...

Nunca nadie había escrito algo así sobre mí la verdad no tengo palabras.Cierto es que son mi tesoro mi vida mi motor lo son todo para mí,también es muy cierto que la persona que lo escribio vale tanto o más que su peso en oro cómo mujer,cómo madre,cómo amiga,cómo compañera de penas y alegrías,desde que te conocí he aprendido mucho me has llenado de sabiduría,de consejos,de risas,también de alguna lágrima porque no decirlo yo también he derramado las mías y no es malo para eso estamos las amigas cómo tú me denominas y que yo te agradezco.También aunque no lo creas contagias esas ganas de vivir que a veces aparentas no tener pero que cuando tu cuerpo te lo permite duplicas las mías y eso que soy cómo la terremoto de alcorcón o la madre terminator que aunque me lanzen un bazoka uffff más fuerza me dan.Ahora me viene a la mente el primer día,te acuerdas?.desde la primera vez hubo una buena conexión...
Abriste la puerta y dijiste no hola jajjaj sino que guapa!!! y fumas!!! jajjaj fué cómo guauuuuu ya tengo con quien echarme el tabaquito cosa que las dos tenemos que dejar hay que proponerselo.Jajaja y yo pensé joer tanto huelo a tabaco?,no me eché perfume?,k mal rollo ya sabes yo siempre tan pispireta,pero me encantó tu cara y dije bueno aquí va a ver buen rollo y no me equivoqué me reitero en darte mil millones de gracias por adaptarte a mi ritmo sin problemas y decirte que para mí eres cómo una segunda madre k me aconseja en todo momento cómo la primera,que esto x mí perdurará en el tiempo sin fecha de caducidad,aunque te retires en La Palma y que después de llevar una hora hablando contigo ni el potaje ni el pelo mira lo que he hecho jajajaj y que no se te olvide nunca pero nunca que tú también eres tan especial o más que yo.
Creételo TU SI QUE VALES!!!!
Un superbeso y superabrazo de esos que estás todo el día dandome tú a míii

Anaís dijo...

¡Vaya! Ahora sí que me estropeaste el maquillaje ;-))
La pantalla está mojada y el teclado creo que se va a romper de la fuerza con la que escribo estas palabras.
Gracias por ser, por estar, por decir, por compartir ... ¡por tantas cosas!
Besos y besos y besos