martes, 13 de septiembre de 2011

PENUMBRA



Sabía que vendrías.
Que tu barca de acero encallaría en el fondo
entre las plataneras.
Que subirías la cuesta hilada de mocanes
por aquel caminito en forma de culebra.
Que primero llegaría tu cabeza,
luego el cuello,
los hombros,
tu espalda contra el risco y los dragos del lomo,
el beso adormecido.
Te quiero, me dirías.

©  ELSA LÓPEZ
Penumbra
1985

2 comentarios:

Mar dijo...

Maravilla el poema, maravillosas Elsa y tú.
Abrazos enormes.
Me gusta tu pecera :-)

Anaís dijo...

Tú sí que eres linda.
Los peces los pillo debajo de tu bahía en otros puertos donde hago amerizaje ;-D
Besos y besos