miércoles, 24 de septiembre de 2008

Archivé miedos


ARCHIVÉ MIEDOS,
coleccioné temores,
los días fueron
sucesiones
sin término
de lo inesperado,
desconocido.

Miradas extrañas,
que no conducían
a ninguna parte,
en la soledad
del corredor de fondo.

La arena no tuvo
huella.
La espuma no encontró
playa.
La sonrisa se hizo
mueca.

Y... enmudeció
la palabra.

© AIHG

3 comentarios:

Narci dijo...

Me quito el sombrero para darte toda la razón, Ana.
Parece que hoy si entran mis comentarios.

Un placer leerte.

Narci

Mar dijo...

Que nunca enmudezca la palabra, tu palabra y archiva para siempre los miedos porque no se merecen que tú los tengas.

Mar :**

Anaís dijo...

Está escrito en una etapa durilla de mi vida. Ahora esos miedos son del pasado y me alegra porque es bien malo tenerle miedo al miedo.
Besos sonrientes para las dos